Y si algún día

 

Y si algún día

 

¿Y si algún día alguien al que quieres mucho se marchara?

¿Y si te dijeran que no lo volverías a ver?

¿Y si todas esas ilusiones, proyectos o deseos no llegarán?

A veces ocurre, y sucede mucho mas de lo imaginas.

Un amigo, un padre, un hermano, un abuelo o un hijo en algún momento deciden partir y entonces qué?

Entonces lloráis, sufrís, recordáis todo lo que vivisteis y lo que no podréis vivir sin agradecer el tiempo que disfrutasteis de su compañía y de todos esos momentos que la vida os regaló.

El día que mi hijo dejó su físico y siguió su camino apenas lloré, apenas dolió, casi ni recordé, solo agradecí, a Él y a Dios haber tenido la oportunidad de tener a mi lado a un Ser tan puro y de tanta belleza como Él. Entonces decidí sonreír y que se me llenará la boca al hablar de su Luz.

A veces saco fotos de algún desván y visualizo aquellos juegos de niño en el jardín de casa, aquellas reuniones familiares que se apagaron con el tiempo o como me recibía en casa cuando llegaba de trabajar, corriendo desde donde estuviese para abrazarme y subirse a mis espaldas para jugar a los caballitos o las peleítas. Pero no me quedo en el recuerdo porque soy consciente que es pasado y como tal ya no existe, simplemente lo siento en la mente y lo pienso en el corazón y es cuando no entras en emociones de dolor o sufrimiento sino en un calmo total y absoluto.

Estoy escuchando a Lolita………”la otra noche vi llover y no estabas TÚ”, hoy sé que no volveré a verte, que llueva o no llueva no te veré pero si estarás, eso ya lo aprendí querido hijo y de lo que no me puede privar nadie ni nada es de sentirte cada noche cuando llego a casa y no me espera nadie salvo TÚ, cuando amanece, abro los ojos y te puedo oler, las risas cuando ocurren momentos mágicos que casi nadie ve o tu presencia cuando algún@ de nuestr@s peques se tiene que marchar.

Es cuando te haces presente y disfrutamos como padre e hijo, como maestro y aprendiz, como dos en uno, quizás por eso tantas personas me llaman Luis y otras muchas Andrés y a mi me encanta sentir esa unicidad que lleva a confundir a la gente hasta no saber ni como me llamo.

Es cuando la magia de tu esencia hace que todo suceda en el momento perfecto para todos los que habitamos esa habitación de aquel o aquella que tiene que viajar a otros mundos y que cuando te ve como le tiendes tu mano para acompañarl@ abandona su cuerpo con la tranquilidad de tu presencia sabiendo que papá acompañará a la familia en ese complicado momento del adiós aparentemente definitivo con el que los padres se quedan en la mente como si de un disco rayado se tratase,  “no volveré a ver a mi hij@”.

Lo bonito del día de ayer en las jornadas de puertas abiertas con las familias de nuestros peques, de los que están y de los que se marcharon.

Sintiéndose una ÚNICA FAMILIA compartiendo risas, abrazos, alegrías y penas, pero desde una comprensión de la que no me puedo sentir mas orgulloso. Sus hijos, los hermanos de aquellos a los que cojo la mano cada día, abuelos, tíos y primos siendo niñ@s, bailando, corriendo por los jardines del edén donde todo es AMOR.

Y de pronto Sergio, envuelto en una burbuja con forma de corazón donde un antebrazo y su manita lo abraza como siempre lo hizo. La mano de Dios?.

Años juntos, y verte Sergio ahora con esa vitalidad, preparando tu próxima actuación con Pablete, tu primera comunión con nosotros, almuerzos y fiestas son los regalos que la vida me hace.

A veces desaparecía, me escondía donde nadie me viese y observaba tanta felicidad, tanta armonía, tanto amor. Entonces mirando al cielo sin mirar, cuando ese globo cargado de deseos de nuestros peques se alejaba agradecía a Dios todo lo que me ha dado sin pedir. Lo que escribieron en esos papelitos me lo guardo en mi Alma como alimento que es aquello que no se ve pero que cada día hace que sea mejor persona.

Por Andrés Olivares pilotodeemociones

 

Compartir:

3 thoughts on “Y si algún día

  1. BAILANDO CON LOS ANGELES, VOLANDO CON LA MÚSICA DEL ALMA. EN ESE PAÍS DE NUNCA JAMÁS DONDE TU MAGIA SE FUNDE EN CADA ABRAZO,
    GRACIAS GUERRERO DE LUZ

Deja un comentario