Vuelo 22:42h. de 09/11/2020

Vuelo 22:42h. de 09/11/2020

Algunas personas entran en una paz profunda y se vuelven casi luminosas justo antes de morir, como si algo brillara a través de la forma que se está desvaneciendo.

A veces ocurre que personas enfermas o mayores se vuelven casi transparentes metafóricamente hablando en las últimas semanas, meses o incluso años de sus vidas.

Cuando te miran puedes ver la luz que brilla a través de sus ojos, no queda sufrimiento psicológico, se han rendido y, por tanto, la persona, el yo egotico de fabricación mental ya se ha disuelto, han muerto antes de morir y han encontrado esa profunda paz interna que es la realización de lo inmortal dentro de ellos.

Cada accidente o desastre contiene una dimensión potencialmente redentora de la que no solemos ser conscientes.

El tremendo impacto de la muerte inminente y totalmente inesperada puede obligar a tu consciencia a des identificarse completamente de la forma.

En los últimos momentos antes de la muerte física y mientras mueres experimentas como conciencia libre de la forma. De repente ya no queda temor, solo paz y el conocimiento de que todo está bien y que la muerte solo es la disolución de la materia.

Entonces reconoces que la muerte es ilusoria.

La muerte no es una anomalía, ni un suceso negativo como la cultura moderna quiere hacernos creer sino la cosa más natural del mundo, inseparable de y tan natural como su opuesto polar, “el nacimiento”.

Estar presente como testigo y compañero en la muerte de una persona es un gran privilegio y un acto Sagrado.

Eckhart Tolle

Volamos?

Compartir:

Deja un comentario