Vuelo 21:10 de 13/10/2020

Vuelo 21:10 de 13/10/2020

Y en aquellos pasillos donde pasaba tardes se siente vacuidad, habitaciones donde no ríe el payaso ni suenan los acordes de mi guitarra. Abrazos con las familias, enfermer@s o voluntari@s quedaron impregnados en las paredes.

Las lágrimas por los que partieron no las pude recoger en mi tarrito de cristal, y las sonrisas de las altas no las pude despedir con un hasta luego.

Solo mi Alma vaga por ese pasillo de la cuarta de onco donde se hace invisible a los ojos de quien habita en ese lugar donde la Vida y la Muerte se hacen UNA.

Solo mi Alma acompaña en la despedida cogiendo la maletita de algún peque en la que solo queda el vacío con la que llegó a esta vida. Como recuerdo de su estancia en este plano la depositara junto a otras muchas de tod@s aquell@s que partieron hacia su hogar. Esa estantería repleta de maletitas de colores y una etiqueta con sus nombres, con las que a veces juegan en el jardín de infancia del más allá.

Ahora toca hacer sentir sin tocar, sin ni siquiera rozarte con un dedo.

Siempre dije que aprendí a sentir sin presencia física tras la marcha de mi hijo, hoy enseño a padres y madres a sentir a sus hij@s cuando vuelven a casa y ya no están físicamente. Hay quien opina que es admirable, que es digno de elogio, yo te digo que no es más que un Regalo Divino. NO vine, ni venís a ser admirados ni elogiados sino a servir a los demás. Entonces recibes “poderes” que te posibilitan ver lo que no se ve, la Incondicionalidad del Amor.

Volveré a entrar en cada una de esas habitaciones, a ser un niño como vosotr@s y pasar tardes enteras disfrazado de Batman, tocando la guitarra, jugando al escondite o haciendo Magia.

Porque mi vida sin vosotr@s es diferente, porque se marchó mi hijo y me regalaron cientos de calvit@s a los que adoro con toda mi Alma.

Porque aprendo cada instante de vuestro verbo, vuestra sonrisa y vuestros miedos que son los míos.

Porque me dais tanto que no tendré tiempo en la tierra para devolveros todo lo que me entregáis con una mirada.

Ahora que sé que estáis viviendo la soledad os abrazo con los 7 colores del Arco Iris y aunque no me veáis sé que sabéis que soy en algún rinconcito de vuestra habitación.

AMANDOTE

Volamos?

Por Andres Olivares, pilotodeemociones

Compartir:

Deja un comentario