Vuelo 19:30h de 29/04/19

Vuelo 19:30h de 29/04/19

Allí estaba ella, Carmen, la subí al avión, para llevarnos su sindrome Prader Willi de paseo.

Llegó hace ya tiempo y desde entonces no ha dejado de sorprenderme, vitalidad, alegría, sonrisas y su mundo.

Tuve que tirar de galones para conseguir que volara conmigo, entablando una conversación que va mas allá de la verbal, miradas, caricias y mucho amor fueron haciendo que tuviese confianza y se acercara a este mundo de emociones donde habitualmente vuelo.

Me contó un cuento a su manera, se iba y venia, así que no tuve mas remedio que ponerle un paracaídas, en cualquier momento se podía tirar del avión, al final nos fundimos en un abrazo y tuvimos un vuelo precioso.

Personitas como Carmen son las que hacen que cada día me levante con ganas de comerme el mundo, de seguir mirando al cielo y agradecer todo lo que soy. Ver a su madre sonriendo viendo como su hija se venía conmigo, sentirla con una fuerza increíble nacida de la aceptación de su realidad, que es la de muchas de las familias que a diario abrazo hace que esas gracias que doy cada día las grite con mas fuerza para contagiar al mundo de algo tan bonito como es ayudar a los demás, acompañarlos en cualquier proceso a veces complicado que la vida les haya puesto por delante.

Comprender que Carmen es una de mis Maestrit@s de Vida, saber que su mirada me dice, su gesto me cuenta o su abrazo me ama es inexplicable para una sociedad insensible en la que todo vale. El poder, la avaricia, la competitividad, el odio o el rencor. Ojalá las gentes de este mundo que se esta muriendo poco a poco reaccionen a tiempo para que otras muchas Carmencitas tengan un lugar en el que SER una más, rodeada del amor que reclamamos en infinidad de ocasiones y ni siquiera somos capaces de darnos a nosotr@s mism@s.

El vuelo fue super divertido, no hubo manera de que se quedará sentada en su asiento, tocó todos los botones posibles en cabina, cogió la radio y volvió locos a los de la Torre de Control. Pero así es ella, una niña preciosa que lo único que sabe hacer es SER FELIZ.

Gracias mi niña preciosa.

Por AndrésOlivares pilotodeemociones

Volamos?

Compartir:

Deja un comentario