Vuelo 18.15 h. 5/6/2019

Vuelo 18.15h. 5/06/2019

Compartir la tarde con niñas de 5 años y volverte niño como ellas, transfórmate en ese niño interior que llevamos dentro para poder hablar en su lenguaje, interactuar con ellas, su muñeca o los padres desde esa niñez es algo que me encanta.

Como me encantó la iniciativa de esta mama de celebrar el cumple de su hija haciendo de ese día un momento muy especial en torno a nin@s enfermos de cáncer.

Educarles en conocimientos y modales es importante, pero educarles en valores y generosidad lo es mucho más. Poder hablarles desde el corazón y explicarles que ayudar a los demás es precioso, que uno de los deseos de las velas que se soplarían esa tarde seria el de poder ayudar a alguien que lo necesite, a mamá y papá en casa, a los compañer@s en el cole o a l@s amig@s en algún momento del día, les hará mejores personas.

En mi vida no quiero los mejores médicos, abogados, economistas o ingenieros. QUIERO LAS MEJORES PERSONAS, y para llegar a ese estado que ya eran al nacer y se les olvido, la familia, el sistema educativo y el sistema en general deberían hacer un esfuerzo en eso que ahora esta tan de moda como es la educación emocional.

Voy a infinidad de colegios a dar charlas y recibo casi siempre una respuesta generalizada en sus palabras, gestos o silencios, una búsqueda inconsciente del sentido a la Vida y a la Muerte.

Porque no se habla en los colegios de la muerte cuando es algo que va a ocurrir antes o después?,  porque tenemos que machacar a nuestr@s hij@s con infinidad de conocimientos y cero sentimientos, cuando observo la vida de mi hija y siento como se la esta perdiendo pasando horas y horas encerrada en una habitación, una biblioteca o en el colegio memorizando conceptos que se olvidaran con el tiempo y habrán sido la causa de un estrés gratuito, exigencia social y frustraciones eternas por llegar a no se qué pero a ser personas seguro que no.

Ojalá muchos padres se convirtieran en niños para así poder hablar de tu a tu con sus hij@s, compartieran algo mas que una partida de play o jugaran cada noche al llegar a casa desde la niñez que somos.

Ayer un padre en proceso de separación le comunico a su hijo la decisión de marcharse de casa. Me escribió sorprendido de la respuesta del peque. Él lo estaba pasando realmente mal y su hijo lo miro y siguió jugando. Normalizar las circunstancias de la vida seria algo de se debería hacer mucho más, dejar de rumiar desde la mente  sufriendo en muchos casos sin necesidad.

Le dije,  baja a tu corazón y juega con él, es un niño y solo quiere que juegues, que compartas, se seas su amigo más que su padre.

Seguiré dando charlas en los coles, universidades, empresas y hospitales para que algún día el mundo este lleno de personas y no de títulos, etiquetas o espejos que no reflejan la realidad de quien eres.

Volamos?

Por Andrés Olivares pilotodeemociones

Compartir:

Deja un comentario