Vuelo 17:30 de 24/04/19

Vuelo 17:30h de 24/04/19

Hoy cambiamos los mandos del Avión por algo que también me gusto desde pequeñito, las motos.

Aquellos años en los que la velocidad a dos ruedas era mi pasión, desde los nueve años cuando tuve la oportunidad de subir en una moto y desde entonces no me he bajado de las dos ruedas.

Hoy recordé mis viejos tiempos cuando corría en moto, al llegar a la Sede me esperaba un adversario intrépido, veloz y sobre todo divertido.

NO me cansaré de pediros que no dejéis de ser niños, que el ratito que he pasado hoy subido a una mini moto viendo la sonrisa, la alegría y las ganas de pasarlo bien de Miguel es indescriptible.

Las etiquetas que permitimos que la sociedad nos coloque hacen que dejemos de ser nosotr@s. Quizás el que dirán o que pensaran, quizás la monotonía diaria hace que nos perdamos momentos inolvidables, quizás las cargas emocionales no sanadas pesen demasiado.

Subidos en una moto todo eso desaparece, solo queda la esencia de tu verdadero Ser al que solo le importa SER.

Cuando surco el Cielo y observo desde allí la humanidad veo que no se mueve al ritmo del universo, que la perfección del Creador se pierde al posar los pies en la Madre Tierra.

Guerras, desastres humanitarios, enfermedades, pueblos devastados, dolor…………….

Y entonces me pregunto, ¿qué esta pasando?, con el regalo tan precioso que nos han hecho y lo estamos desaprovechando.

Cuando miro a los ojos de un@ de mis niñ@s sumid@s en una enfermedad como el cáncer y l@s veo felices, con una sonrisa inmensa a pesar de su proceso, con unas ganas de vivir y de disfrutar cada día y después paseo por la ciudad y observo a las personas adultas robotizadas en su día a día, siento que me encantaría gritarles lo que se están perdiendo, reflejan en sus caras de todo menos vida,sonrisas que esconden sufrimiento, gestos que quieren demostrar felicidad o conversaciones que fingen la realidad.

No os perdáis la Vida, algún día llenaré la Ciudad de motos infantiles y os invitaré a competir con Miguel, puede que lleguéis antes a la meta sin saber que Él llegó hace mucho tiempo.

¿Volamos?

Por Andrés Olivares pilotodeemociones

Compartir:

Deja un comentario