Pesonas Milagro

Personas Milagro

 

Hoy me llegó este recorte de prensa.

Esta carta es mi reconocimiento a las personas auténticas y especiales que suelen pasar desapercibidas.

No juzgan, no etiquetan, no se meten en criticas destructivas, no agreden, pero saben defenderse. Ni humillan a nadie ni se dejan humillar. Tienen un saber estar innato, son fieles a sí mismas, saben lo que hacen, se aceptan y aceptan las circunstancias. Inspiran respeto y admiración. Suelen ser alegres y vitales, no pierden su tiempo buscando culpables en quienes volcar su ira, poseen una inteligencia racional natural y un sentido común aplastante.

Operan desde la generosidad, la amabilidad, el saber hacer. Nunca le mueven sentimientos mezquinos. Cuando la vida les echa uno de sus múltiples pulsos, lo aceptan y se pone a trabajar buscando soluciones. Su modo de ser, de pensar, de estar en el mundo transmite sabiduría, naturalidad, coherencia, responsabilidad. No necesitan engrandecerse pisando a nadie ni tienen que demostrar nada. Saben relativizar, quitar hierro a lo malo, filtrar la información, quedarse con lo que de verdad merece la pena. Son personas altamente resolutivas y no se las dan de nada, son humildes y sencillos y saben bien el terreno que pisan.

Agradecen estar vivos y ven la vida como un milagro, un reto, los desafíos son para ellos una oportunidad de crecimiento. Cada día es el futuro para ellos. Son valientes, decididos, independientes. A veces uno no se da cuenta de que están, pero si faltan se les echa mucho de menos. Viven con lo que tienen y no sufren por las carencias. Su habilidad para ver lo positivo de las personas y situaciones es inagotable. Irradian belleza y tienen una calidad humana enorme.

Y lo más bonito de todo es que son igual que las rosas, que siendo tan hermosas no saben lo que son.

Esto va dedicado a este tipo de “personas milagros”, que a veces pasan por tu vida unos instantes y no saben el bien que han hecho. Ojala que se vean retratados y reformados en su encantadora manera de se.

Anónimo

Compartir:

Deja un comentario