La Misión

La Misión

Vive conforme a tu palabra. Despierta conforme a tus vivencias. Baila al son de luces que marcarán el camino de tu existencia. Envíales a los demás, la compasión a través de tus escritos que serán generosos para las almas que sufren.

En el camino del dolor está tu virtud. Siente que viniste a calmar el dolor en los corazones, que se ciegan a través de sus vivencias porque no comprendieron la totalidad de los sueños. Has venido a latir en un infinito compás, desde el que sabrás guiar a otras almas, a sanar los corazones dormidos.

Vierte en ellos la inquietud de sentir la vida desde el corazón, de los aprendizajes  guiados por el amor, de las almas, de las que aún, no han encontrado el sentido a sus vidas. Reclámales que despierten para sentir que las personas que nacen para sufrir, también nacen para sentir en ellos, que la felicidad puede ser posible a través de la comprensión del dolor. Envíales la paz a través de los bailes del espíritu, y envuélvelos en el amor infinito de tu entrega. Has nacido para ser libre, y sentirte libre, de acometer la gran empresa que se te ha encargado. Sabes, que tus sueños se harán realidad más allá de todos los pronósticos.

Llegará, cuando los demás comprendan que esa otra vía es posible, que se puede llegar a la sanación a través del alma y del amor. Convertirás la forma de sentir el dolor en un camino para el despertar de las conciencias lejanas.

Muéstrales que su camino, conlleva el riesgo de sentirse solos e incomprendidos, que forma parte del camino, el no sentir de los más cercanos palabras de alivio o consuelo. Pero que si son firmes en el amor de su corazón, acabarán impregnando a los demás con su conciencia de amor y respeto, por las vivencias de cada uno.

Cada uno lleva sus propios pasos en el camino.  Cada uno camina a su ritmo y debe ser respetado. La no invasión en su aprendizaje es la armonía del maestro. Es dejar soltar, y dejar ir los sentimientos nacidos del alma de cada uno que llevan sus ritmos, que llevan el tiempo acompasado, que necesitan su mente para relajar, y dejar salir a la conciencia oculta dentro de sus almas.

Acompaña desde el dolor, sin  influir en el avance de sus almas. Cada uno abrirá sus puertas cuando sea el momento adecuado para salir. Vierte tu sabiduría de vida, el respeto a tu misión en los demás, como ejemplo de vida. En él, hallarán una referencia a seguir, un cambio inspirado por sus almas que desean salir, hacia la comprensión del amor, y la dicha de vivir conforme a los designios divinos.

Vuélcate en los niños que necesitan entender qué les ocurre, lejos de la vida que llevan. Con la poderosa imaginación podrán salir de su entorno y entender que son algo más que lo que hay en su cuerpo. Son una inmensidad de amor volcada en un mundo, que a veces carece de humanidad, con la misión para la que han nacido.

Anónimo

Compartir:

Deja un comentario